Pugnas ideológicas

y el fin del Callismo


Al declararse la crisis económica mundial, el gobierno de Rodolfo Elías Calles Chacón (hijo de Plutarco Elías Calles) combate el desempleo por medio de construcción de infraestructura social que proporcione empleo. Así, en septiembre de 1932 es inaugurada en Magdalena la carretera entre Nogales y Guaymas, y el año siguiente se aprueba la canalización y enderezamiento del Arroyo Los Nogales para evitar inundaciones futuras, obra que se concluirá en 1935.

En lo educativo, el proyecto cultural nacionalista había despegado con las Misiones Culturales vasconcelistas, dirigidas por Rafael Ramírez, aunque es en la educación superior, precisamente aquí en Nogales, donde se funda, en septiembre de 1930, la primera escuela secundaria federal afuera de la Cd. de México, como parte de ese afán educativo.

El Prof. Alfonso Acosta Villalvazo, quien había sido alumno de Rafael Ramírez y pertenecía al grupo fundador de la secundaria, se cambió en 1931 a Tamaulipas debido a que en Nogales "el medio era hostil". Por eso no le tocó la radicalización nacionalsocialista sonorense que promovía entonces el Gobernador Rodolfo Elías Calles. Bajo éste, el verano de 1933 todos los maestros de Sonora tuvieron que asistir a Hermosillo a unos cursos de adoctrinación política, al fin de los cuales se formó la Federación de Agrupaciones de Maestros Socialistas de Sonora (de tendencia nacionalsocialista), para que se impartiera mejor la educación socialista.

Al año siguiente el gobernador ordenaba nuevamente la expulsión de todos los sacerdotes y el cierre de los templos en Sonora, y en septiembre fueron quemadas en los hornos de la Cervecería de Sonora, en Hermosillo, la efigie de San Francisco Xavier de Magdalena, y otras imágenes religiosas. Este fue el primer paso en el proyecto para sustituir con el Estado al papel espiritual de la Iglesia en una transferencia de la sacralidad hacia una religión secular con rituales cívicos.

El Obispo de Sonora, Juan Navarrete, en vez de partir al exilio, decidió entonces esconderse en Sonora, mientras que el gobernador Calles ordenó sustituir la misa dominical por domingos culturales en los que se presentaban obras de teatro que atacaban a la Iglesia, así como poemas y parodias antirreligiosas.

En septiembre de 1934 había tomado posesión de la Presidencia de la República Lázaro Cárdenas, aunque en Sonora todavía seguían los callistas en el poder. El verano de 1935, los maestros organizados, los obreros y campesinos del Estado le daban el apoyo al candidato callista a gobernador, Ramón Ramos.

En junio, el Inspector de Educación creaba el Comité de Depuración. Su función sería interrogar a los maestros de Sonora sobre sus simpatías ideológicas y despedir a los que no siguieran la ideología nacionalsocialista.

Por su lado, el proyecto del gobierno federal consistía en unir las federaciones regionales en organismos que aglutinaran a los sectores obrero y de enseñanza. Así se planeaba unir una Confederación de Obreros y Campesinos de Sonora con la Federación de Maestros Federales de Sonora. Con esta asociación se lograría alcanzar una de las metas de la revolución: unir a obreros, maestros y estudiantes para el mejoramiento económico y educativo. En lo agrario, el gobierno federal promovía el ejido colectivo.

En enero de 1935 volvió a Nogales el Prof. Acosta, ya como Director de la secundaria, y siguiendo la orientación del gobierno federal organizó el Centro Cultural Nocturno, a cargo de alumnos del tercer año de secundaria, quienes ofrecían cursos de cooperativismo y sindicalismo a los obreros de Nogales, no bajo la ideología nacionalsocialista sino sindicalista activa, como preludio de la pugna que se avecinaba entre las distintas corrientes ideológicas por el control social, tanto en Nogales como en Sonora y México.

Por otro lado, el 19 de agosto de ese año, el Congreso estadounidense aprobó una ley que puso bajo la jurisdicción de la Comisión Internacional de Límites la construcción y mantenimiento de las cercas de la frontera. Los años siguientes este organismo estadounidense se encargó de construirla y mantenerla a lo largo de algunas secciones de la línea, no sólo para impedir el cruce indiscriminado de mexicanos de la misma sino también para protección contra la introducción de enfermedades del ganado a Arizona. De ahí que esta cerca no se encuentre sobre la frontera exactamente sino a distancias variables de la misma (hasta un máximo de 6 m. según la marcaban los obeliscos internacionales), de acuerdo con las condiciones del terreno.

En junio de 1935 se dio el rompimiento entre el Presidente Cárdenas y Calles. En octubre, en el sur del Estado los mayos se rebelaron contra el gobernador Ramos; y en el Distrito de Moctezuma, Luis Ibarra Encinas, un veterano de las guerras cristeras de Jalisco se levantó también bajo el grito de ¡Viva Cristo Rey! y en Granados y Sahuaripa fueron muertos los Presidentes Municipales.

Se decía entonces que la base de operaciones de Ibarra estaba en el escondite del obispo Navarrete, y cuando fueron enviadas tropas a descubrirlo, el obispo tuvo que huir a esconderse cerca de Nacozari.

Al mismo tiempo, en el norte los ganaderos se levantaron en dos frentes en oposición contra el gobierno de Ramos. En el Distrito de Altar, el ranchero Pablo Rebeil junto con Juan E. Caballero se alzaron, matando al presidente de Altar e instalando a Caballero para sucederle. Depusieron a los concejos municipales de Pitiquito, Caborca y Oquitoa, y obligaron al de Atil a adherirse a su movimiento.

Por otro lado, Jesús María Suárez Arvizu también se levantó en el Distrito de Magdalena con unos 50 hombres y atacó el 14 de octubre a Santa Ana, matando al recién electo presidente municipal junto con el comisario de policía; sus fuerzas quemaron después los puentes del ferrocarril cerca de Magdalena para evitar la llegada de tropas y luego se dirigieron hacia la cuenca del río Santa Cruz, en donde fueron alcanzados por las fuerzas del gobierno en El Saucito, situado a 10 km. al este de San Lázaro, y desbaratados allí.

Una prueba de que el movimiento de los rancheros en el norte de Sonora no tuvo banderas religiosas sino meramente de conservación de los fueros ganaderos lo prueba el hecho de que Suárez declinó, en una junta que tuvo con el obispo Navarrete, unirse al movimiento cristero de Ibarra, así como tampoco se adhirió al Plan cristero de Cerro Gordo. Además, tanto Rebeil como Suárez proclamaron durante su revuelta ser cardenistas opuestos al gobierno de Ramos.

Se dijo entonces que quien había financiado este movimiento armado de los ganaderos no era otro que el ex gobernador Francisco Suárez Elías, quien también tenía ranchos ganaderos en el río Cocóspera, cerca de la región donde Suárez realizara su campaña.

Por su parte , durante la revuelta, el Presidente Cárdenas envió a un hombre de confianza suyo, el Gral Beteta, a platicar con los rebeldes y éstos le pidieron que no se aplicaran los criterios ejidales en los ranchos ganaderos. De esta solicitud es de donde surgirá después el concepto de los coeficientes de agostadero.

El 13 de diciembre llegaba a México el expresidente Calles y 3 días después el Presidente Cárdenas depuso al Gobernador Ramos, siendo nombrado en su lugar el Gral. Jesús Gutiérrez Cázares, quien se encargó de purgar a los callistas de Sonora.

Esta fue la manera como el presidente Cárdenas aprovechó, si no instigó, la rebelión de los inconformes con el callismo en Sonora para lograr erradicar a éste del Estado. El 9 de abril de 1936, el ex presidente Calles era enviado al exilio, y con su partida quedaba definitivamente erradicada su influencia política en México.